viernes, 21 de abril de 2017

Muchas editoriales "David" contra dos grandes "Goliat"

El título del artículo no es gratuito, ya que en cierto modo resume el panorama, más allá de la fuerza que cada uno de nosotros considere que pueden tener las editoriales medianas, y qué tipo de sellos podrían entrar dentro de esa definición. Aunque yo me inclino a opinar que, dado el tamaño que pasan a tener los dos grandes grupos dominantes, las sempiterna Planeta por un lado, y el reforzado grupo Penguin Random House tras la compra de Ediciones B, todo lo que queda fuera de sus respectivos paraguas es pequeño.


Comentando este tema con Amalia López, editora de esta casa, sinerrata, me comenta que el único camino que nos queda a los pequeños es diferenciarnos en la oferta, entender que la pelea por la publicación de los best sellers se juega en otras esferas, y apostar por nuevos autores. Yo añadiría que también es cierto que muchos pequeños sellos han sabido explorar muy bien lo que triunfa fuera de España, y anticiparse a las grandes a la hora de traducirlo. Sin duda, también, hay obras que las grandes editoriales desprecian, (iba a ponerlo con comillas, pero no), y que si bien no están llamados al cielo de los superventas, sí que pueden ser un long seller, con ventas decentes sostenidas en el tiempo.

Además de el tema del contenido, habría que plantearse qué estrategias pueden ser válidas en un terreno tan árido. Algunas editoriales están apostando, y podría ser un camino. Me diréis que asociaciones de editores hay muchas, gremios de editores, editores de tal y cuál comunidad autónoma... Sí, pero yo me refiero a asociaciones pensadas realmente para "hacer algo juntos", para lograr sinergias, de editoriales que compartan en parte una filosofía. Veamos algún ejemplo.

Por ejemplo, Contexto de editores, es una asociación puesta en marcha por siete editoriales muy interesantes, de las que a día de hoy  continúan cinco en la aventura. No tienen demasiado actualizada la zona de campañas de las web, pero espero que esto no signifique nada. Nacieron con la intención de colaborar en proyectos y actividades que eran entonces difícilmente asumibles por cada una de ellas de manera individual.

Editores independientes nace con una premisa diferentes, se trata de cuatro editoriales e lengua española, pero de cuatro países diferentes que emprendieron la exploración de una serie de proyectos conjuntos que permitieran extender la presencia de los libros a distintas zonas de la lengua.

Sin duda la naturaleza de las asociaciones queda definida por el tipo de proyectos a construir o de los diferentes retos a afrontar. La idea es identificar dichos retos, proyectos, dificultades y oportunidades, y buscar compañeros de viaje. ¿Puede ser una solución o pedimos a Guy Montag que queme todos los libros y tiramos la toalla?

viernes, 7 de abril de 2017

Así nos ayudan los bloggers con un nuevo libro

Ya os he hablado en muchas ocasiones de la importancia que tienen los bloggers o blogueros literarios en el día de a día de sinerrata. Lo he hecho de forma genérica, al contaros en Ocho cosas que no deberías pedir a un blogger literario la forma en la que creo que hay que trabar la relación editorial-bloggers, siempre desde el respeto más absoluto a lo que no deja de ser un pequeño medio de comunicación.

En otro artículo, Los bloggers sí reseñan editoriales independientes, contestaba a las que quejas de un editor que comentaba que cuando tienes una editorial digital nadie te hace caso, ni los grandes medios ni, decía él, los bloggers. Queda claro que no comparto la segunda parte de sus comentarios, ya que en nuestro caso no solo nos hacen caso, sino que son un puntal de la estrategia de difusión cuando ni tienes demasiados medios para publicitarte ni los medios de prensa te tienen el mismo respeto que a una editorial que da más importancia al formato expreso.

Como la mayoría de vosotros sabréis, lo contábamos la semana pasada, hoy publicamos nuevo libro, concretamente el quinto de la saga del cabo Holmes, del escritor Carlos Laredo: Matar al heredero. Lo que acostumbramos a hacer en estos casos es contactar con varios bloggers para que se lean el libro antes incluso de su publicación para que, como siempre, lean y reseñen con total libertad. Es nuestra forma de lograr que el día del estreno ya tengamos una mínima presencia en blogs y redes sociales.

Ahora mismo, el en día de la publicación del libro, ya podéis leer las opiniones de Tensy, en Lecturafilia, la de Verónica, en El jardín del Sur y la de Antonio Parra, en Solo Novela Negra.

El "trato" ha sido el de siempre, total libertad a la hora de opinar, lo contrario no es justo ni para ellos, ni para nosotros, aunque pudiera parecer lo contrario.

viernes, 31 de marzo de 2017

Vuelve el cabo Holmes con "Matar al heredero"

Hay eventos que, afortunadamente, por muchas veces que ocurran no dejan de ser emocionantes, como es el lanzamiento de un nuevo libro en el caso de editores y autores. En esta ocasión, la repetición y la ilusión llegan por partida doble, porque el próximo viernes 7 de abril daremos la bienvenida al último caso de nuestro querido y viejo amigo cabo Holmes: Matar al heredero, de Carlos Laredo.

Esta es ni más ni menos la quinta entrega en la serie protagonizada por el guardia civil gallego, tras El rompecabezas del cabo Holmes, La decepción del cabo Holmes, El secreto de las abejas y La línea divisoria.

En esta nueva aventura, como siempre ambientada en la preciosa Costa de la Muerte gallega, una investigación difícil de resolver le dará más de un quebradero de cabeza a nuestro agente, como también la ayuda, no siempre deseada, de su amigo Julio César Santos, el detective madrileño pijo y millonario. Una vez más, ambos personajes se enzarzan en la búsqueda de la verdad, aunque por caminos bien diferentes, desvelando secretos, mentiras y toda clase de oscuras relaciones.

Para saber más tendréis que leer la novela, mientras tanto podéis empezar a abrir boca descargando gratis en nuestra web el primer capítulo. Para los que sois nuevos en la serie, sabed que cada uno de los casos son independientes y pueden leerse en cualquier orden, pero podéis conocer los inicios del cabo protagonista en El primer caso del cabo Holmes, un cuento con su primera investigación de descarga gratuita en Lektu y Amazon. También podéis encontrar el libro en preventa en estas librerías online.

¡Estamos de enhorabuena porque vuelve el cabo Holmes!    

jueves, 16 de marzo de 2017

No hay fronteras para el ebook

Siempre que hablo de las ventajas que tiene el libro electrónico paralelamente, nunca frente a ni contra, a las virtudes que tiene el libro impreso, una de las que menciono es que téoricamente, no hay ninguna frontera que pueda frenar la distribución y venta de los ebooks. Obviamente otro tema muy diferente es dónde tienes derecho a venderlos y dónde quieres hacerlo.

Siempre que puedo me gusta acompañar lo que modestamente intento afirmar con alguna clase de prueba o ejemplo. Por eso me ha encanto leer el artículo que publican en Wiriko, un magazine sobre artes y culturas africanas, hablando de la experiencia de un pequeño sello digital, Bahati Books.


Cuando Barbara Njau y Kudakwashe Kamupira cruzaron sus caminos en Londres, y comprobaron que tenían el deseo común de publicar autores africanos, para lectores africanos, y para cualquiera que se quiera acercar a este tipo de literatura sin prejuicios, decidieron poner en marcha una editorial usando el formato que les permitiría traspasar fronteras con mayor facilidad, el digital. Un caso muy similar al de 2709 books, con obras alejadas de los estereotipos que tenemos sobre el continente, y sobre todo variadas.

¿Por qué publican en digital? Por un lado pensando en reducir los gastos de distribución y transporte y por otro, aún más importante, con la intención de llegar al máximo de gente posible, independientemente del país en el que residan. Un espíritu que compartimos. Les deseo lo mejor.

jueves, 9 de marzo de 2017

El teléfono móvil gana al libro… en el cuarto de baño

Créditos de la imagen: Theen ... via VisualHunt / CC BY-NC-SA
Hace un par de semanas leí el titular de un artículo en Librópatas que me dejó francamente sorprendida, que afirmaba que solo un 7% de españoles leía en el cuarto de baño. Recuerdo haber pensado, ingenua de mí, qué podrían hacer el 93% restante, cuando, en mi opinión, una de las mejores situaciones y localizaciones para ejercitar y disfrutar de la lectura es precisamente en esos momentos de intimidad que transcurren en la estancia mencionada. La respuesta me llegó al leer el artículo en profundidad, y volví a recordarlo al encontrarme de nuevo con el estudio* al que hace referencia, elaborado por Renova, unos días más tarde, gracias a la estupenda recopilación de noticias que hace Julián Marquina en su boletín semanal acerca del mundo de las bibliotecas y la lectura: el 92% de los españoles utiliza el teléfono inteligente en el baño.

Después de tanto tiempo escuchando que cada vez se lee menos y que las nuevas tecnologías están matando las opciones de ocio tradicionales, como la lectura, este estudio parece demostrar que, al menos en el baño, el teléfono móvil sí se ha "comido" al libro. Sin embargo, aunque los contenidos, por lo que parece principalmente provenientes de redes sociales, el formato y el soporte sean otros, al fin y al cabo lo que se hace es leer. Y a mí, de todas formas, siempre me queda la esperanza de que parte de esos “usuarios” utilicen su teléfono para leer libros electrónicos. Una amiga me ha contado que ella lo hace…

*No voy a tocar en esta entrada uno de los aspectos que analiza el estudio, el hecho de que una buena parte de los encuestados se hacen autofotos cuando están, precisamente, en el baño, asunto que merece un artículo por sí mismo pero que yo no me siento preparada para tratar. Ahí os dejo un temazo.

jueves, 2 de marzo de 2017

Hay librerías y librerías, y también está el VIPS

Va a parecer que tenemos una pequeña obsesión con Alberto Olmos, ya que lo vamos a citar por segunda semana consecutiva, y en mi caso no es la primera vez que lo hago. Se da la curiosa circunstancia de que no suelo estar de acuerdo con él, pero siempre me hace reflexionar, llegar a mis propias opiniones a partir de sus puntos de partida. Este puede ser uno de esos casos.

Generalmente en redes sociales lo que leemos a diario es una defensa cerrada de las librerías independientes, y aunque podemos sospechar que hay mucho de pose en las manifestaciones de mucha gente, la verdad es que yo también creo que es el mejor modelo posible tanto para la defensa del libro en general, como para la defensa de su variedad. Casi siempre es el único sitio donde podemos encontrar libros de pequeñas editoriales, trastear entre sus estanterías, conocer nuevas propuestas más allá de lo que vemos en los anaqueles de El Corte Inglés y en la mermada y dirigida sección de cultura de los telediarios.

Ahora bien...

En mi caso, viviendo en una pequeña ciudad, como se suele decir, de provincias, he de preparar una auténtica excursión para pasar una tarde de librerías, más o menos independientes. Y sí, lo reconozco, tirando de Amazon encuentro casi todo lo que busco. También visito librerías independientes, pero casi siempre online, y en ocasiones compro directamente en la web de las editoriales.

Defiendo, puede que más de boquilla, el modelo de la librería independiente de barrio, pero no soy usuario habitual, esa es la realidad; entendiendo como habitual una frecuencia mínima de visita semanal.



Vamos con Olmos. Titula su último artículo El Vips es la mejor librería de la ciudad, y sí, por supuesto, busca provocar, pero es un artículo muy inteligente, ya que sí que justifica y argumenta su afirmación, aunque también deje claro que donde se dejaría todos los cuartos es en una librería independiente "de verdad".

Para que este artículo no quede en una simple reflexión voy a terminar poniendo un pequeño ladrillo en defensa de las librerías independientes, y lo voy a hacer de la mano de Laura Huerga, editora de Rayo Verde, que en este artículo de La Vanguardia defiende con tesón a la librería Espai Contrabandos con estas palabras:
"Es que me gusta especialmente porque todos los libros que tiene son de editoriales independientes y fomentan el pensamiento crítico y el compromiso social. Además, me encanta cómo distribuyen los títulos: en lugar de organizarlos por temas, lo hacen por editoriales, lo que te permite verlos de otra manera".

jueves, 23 de febrero de 2017

La supervivencia de las pequeñas editoriales

Estamos en pleno proceso de edición de un nuevo título y hace días que no me quito de la cabeza un artículo de Alberto Olmos que leí hace ya algún tiempo en Zenda. Afirma Olmos que las pequeñas editoriales están condenadas a la desaparición, proposición con la que no discrepo en términos absolutos aunque yo hablaría más de obsolescencia programada; al fin y al cabo, las que son verdaderamente pequeñas duran lo que dura su editor (publicador), o incluso menos. Hace especial hincapié Olmos en la dificultad añadida que sufren las editoriales que publican autores españoles noveles, algo en lo que también coincido hasta un punto, sobre todo en lo que se refiere a la crítica y a la percepción general de prestigo de la propia editorial.

No descubro la pólvora si digo que las editoriales pequeñas tienen muchos retos que afrontar, algunos de los cuales afectan directamente a su supervivencia, pero también creo que disfrutan de buenas oportunidades, que, bien aprovechadas, pueden realmente alargar su fecha de caducidad. Dejando aparte el tema de la búsqueda de la excelencia en el catálogo y de la calidad, uno de los factores más importantes para la supervivencia de una pequeña editorial es, en mi opinión, la cercanía al lector. No se trata solo de construir un catálogo con identidad y relevancia, sino que este sea relevante para los lectores. No todos los lectores, eso es imposible, sino tus lectores. Y eso solo se consigue si los conoces, si llegas a ellos, si los invitas a tu casa. No es cosa fácil, pero creo que cuanto más pequeño eres más posibilidades tienes de hacerlo, o al menos de intentarlo.

Me ha parecido especialmente inspiradora esta entrevista a Rogelio Riverón, director de Letras Cubanas, editorial con 40 años de experiencia. Empezando por el titular, que va en la línea de mis reflexiones anteriores, y terminando por la sinceridad de sus afirmaciones sobre lo que le satisface y no del funcionamiento de la propia editorial, con las que me identifico en buena medida. Precisamente son esos puntos, entre otros, con los que yo también me siento insatisfecha —la promoción que podemos hacer de nuestros títulos y autores, la preocupación por la calidad, el largo tiempo que llevan algunos proyectos— y que también considero clave para la supervivencia de las pequeñas editoriales.