jueves, 28 de enero de 2016

Diversidad en el sector editorial

Este es un tema, el de la diversidad en general, que surge periódica y recurrentemente en los medios de comunicación en relación a todo tipo de sectores; señal inequívoca, en mi opinión, de que sigue sin solucionarse a pesar de todos los avances que nos han traído hasta el siglo XXI. Precisamente en estos días podemos encontrar la noticia de actores y directores afroamericanos boicoteando los Óscars por su nula representación en los mismos, por segundo año consecutivo. O, en cuestión de género, en la que no están mucho mejor, tenemos relativamente recientes las declaraciones de algunas actrices protestando por un trato diferenciado. En cualquier caso, como decía al principio de mi parrafada, esta situación se repite allá donde miremos, independientemente del sector y, tristemente, también del factor de desigualdad (color de piel, género, orientación sexual, discapacidad).

Pero entrando un poco más en la industria que nos ocupa, la editorial, esta semana he encontrado esta interesante infografía sobre la diversidad en el ramo editorial en Norteamérica en 2015 [artículo original en inglés]:
No he podido encontrar nada parecido en nuestro país pero me atrevería a decir que la situación no es muy distinta. En mi experiencia, el mundo editorial está habitado por una alta proporción de mujeres en todo tipo de puestos intermedios: editoras, redactoras, correctoras, traductoras, vendedoras, promotoras. A pesar de ello, y de que también son más las mujeres que leen que los hombres (en España, de los que se declaran lectores, el 66,5% son mujeres frente al 57,6% de hombres, según la encuesta de hábitos culturales 2014-2015), y razonablemente son también más las mujeres que reseñan que los hombres, los puestos directivos está mayoritariamente ocupados por hombres. Ay, qué habremos hecho para no saber dirigirnos a nosotras mismas, me pregunto.

Como último comentario, tampoco he sido capaz de encontrar estadísiticas sobre la proporción de escritores por género (masculino o fémenino, quiero decir), pero también en mi experiencia (y ya sé que esto no es un dato científico) diría que la proporción puede estar más o menos igualada, pero desde que empezaron a otorgarse los premios Nobel de Literatura en 1901 solo ha habido 14 galardonadas. Y no parece que este sea el único premio que deja fuera a las autoras, como el polémico caso bien reciente del Salón del Cómic de Angoulême.

viernes, 22 de enero de 2016

Busca los libros de sinerrata en Nubico y otras plataformas de lectura por suscripción

Supongo que todos conocéis los servicios de lectura digital por suscripción, y si no os contamos brevemente lo que son: una plataformas que ofrecen a los usuarios que pagan una cuota mensual, (semestral, anual...) lectura ilimitada de los e-books que conforman su catálogo. Coloquialmente es lo que llamamos una tarifa plana de lectura.


En España la iniciativa más ambiciosa en este sentido es Nubico, que ofrece dos posibilidades: comprar un e-book concreto en la tienda, o hacerse suscriptor premium para, como hemos explicado, poder leer sin cortapisas todos los libros que tengan disponibles. Actualmente todos los libros de sinerrata están accesibles en esta plataforma, tanto en tienda, como para que los podáis leer si sois suscriptores. Para facilitaros un poco la vida, vamos a compartir con vosotros enlaces directos a todas y cada una de las obras:





Pero los libros de sinerrata no está únicamente en Nubico. También los podéis leer en otros servicios de lectura por suscripción, como por ejemplo: 24symbols, otro proyecto, como el anterior, 100% español. Tal vez menos usadas en España, pero también podéis encontrar nuestros libros en skoobe, readfy y Scribd. Algunas de estas plataformas dan la opción de probarlas gratis por períodos de dos semanas, o incluso, según el caso, de un mes.

No, no se nos ha olvidado: de momento no estamos en Kindle Unlimited.

jueves, 14 de enero de 2016

Mis deseos para 2016

Creo que este es el primer año que hago este ejercicio; por regla general no soy muy aficionada a las listas, a los repasos de fin de ciclo y, menos aún, básicamente porque rara vez las cumplo, a las resoluciones de año nuevo. Pero en esta ocasión, inspirada por otros artículos de este estilo, análisis sobre 2015 y expectativas para 2016, durante estos primeros días de enero he ido recopilando mentalmente, casi sin darme cuenta, una serie de deseos que me gustaría mucho se pudieran hacer realidad en este nuevo periodo que empieza (el orden es irrelevante):
  1. Más y mejores librerías online, que no te pidan hasta el color de los ojos para poder comprar, ni te “guarden” los libros que adquieres, sino que te envíen directamente el archivo, que para eso lo has pagado, no usen DRM y respeten tu privacidad. En definitiva, más Lektus.
  2. Continuando el deseo anterior, un mercado digital más variado, en cuestión de oferta pero también en cuanto a posibilidades de comercialización, que no se limiten a los dos o tres gigantes que lo dominan todo sino que permitan un horizonte más plural y bibliodiverso.
  3. La eliminación definitiva y generalizada del DRM, al menos del llamado “duro”, que solo penaliza al lector que compra sus ebooks.
  4. Un formato único y abierto para el libro electrónico, que se pueda leer en cualquier tipo de dispositivo, que todos los distribuidores y librerías acepten y exijan y que facilite no solo la lectura sino también el almacenamiento y gestión de nuestras bibliotecas personales.
  5. Un sistema de acceso a las bibliotecas por parte de las editoriales digitales. Ahora dependemos de acuerdos puntuales con algunas redes de bibliotecas o de que el distribuidor que utilizamos gane el concurso público de turno para proveerlas de contenido. Las bibliotecas, y sus usuarios, deberían tener acceso a todo lo que se publique en formato electrónico, como ocurre en el papel, y las editoriales digitales debemos y queremos estar ahí.
  6. Una apuesta por parte de las librerías de calle por el formato digital y un medio, sea en forma de tarjeta de descarga, como las de SeeBook, o en cualquier otra, para que también en ellas se comercialicen los libros electrónicos.
  7. Una normalización del formato digital, que así pierda su estigma de formato de segunda, y con estándares de calidad al mismo nivel que el papel. Los lectores cada vez leen más libros electrónicos así que me aventuro a decir que esto está.
  8. Y por último pero no menos importante: una oportunidad para los autores noveles, los que publican con nosotros, por su cuenta, con otras editoriales o aún esperan su ocasión. Por experiencia sabemos que hay mucho talento ahí fuera y lo mucho que cuesta captar la atención de los lectores dentro de la abundante oferta y las limitaciones del mercado.

jueves, 7 de enero de 2016

Ganadores del concurso #miradaazulynegra

Si nos seguís habitualmente en el blog y en redes sociales, puede que estéis pendientes de que desvelemos los nombres de los ganadores de nuestro concurso navideño #miradaazulynegra, cuyas normas tenéis aquí detalladas. ¡Vamos a ello!


En el caso de Faceboook tenemos que decir que no hemos conseguido incentivar la participación. Además, aunque existe, desde hace tiempo, la posibilidad de usar hashtags, no parece que triunfen demasiado. En dicha red social tenemos tan solo un ganador: ¿Qué estás leyendo?

En cambio en Twitter ha habido más participación, y tenemos dos ganadores. Por un lado tenemos el autor del tuit que, incluyendo el hashtag #miradaazulynegra, y expresando su deseo ha obtenido una mayor difusión. Su autor ha sido @IsmaelFCP.

El segundo ganador de Twitter surge de un sorteo realizado usando la web Random. El gato al agua se lo ha llevado la usuaria de esta red social @NicoAwo.

Solo nos resta felicitar a los ganadores, con los que contactaremos en las próximas horas para hacerles llegar el e-book de Fernando Roye que hayan elegido.